"Venezia: lo que no olvidamos"

"Puente de Venezia"; Fotografía de Pármulo sujeta a Derechos de autor.

·

Hemos perdido muchas cosas, amore. 
Los recuerdos, las mentiras, las desilusiones, 
los engaños y la inmoralidad: 
todos ellos, sentimientos que no hemos vivido, 
que hemos olvidado como si existieran.

No olvidé los paseos sobre barcos imaginarios 
bajo los viejos puentes venecianos, 
las luces húmedas de las farolas,
las caretas blancas de los escaparates
donde nos hacíamos fotos borrosas,
ni tampoco nuestros pies congelados
sobre los escalones fríos
de una ciudad apenas descubierta.

Nada de eso he olvidado, amore.

Como no he olvidado,
cuando me llevabas de la mano
en tu cabeza,
y me descubrías en un rincón
del más antíguo casco de la ciudad
a tardes horas de la noche,
atemorizados a que nos atropellaran
los vestidos de carnaval
que portaban aquellas criaturas profusas.



¡Vayamos a caballo sobre las aguas
podridas y envenenadas!
... por el viejo ladrillo, que sabe
a pisadas milenarias
y a voces de mil colores.

No olvidemos lo que nos hemos amado,
no perdamos las sendas de nuestro cuerpo
ni los tatuajes de nuestras aventuras,

desnudemos el cielo con nuestra piel
y volvamos la espalda a la luna
para contemplar todas y cada una
de estas lámparas de murano
que dicen ser estrellas eternas,
que nos consuelan,
que nos mecen
junto al aire sudoroso, nuestro.

Olvidemos intermitentemente este segundo
y recordemos el éxtasis en que 
nos regocijamos.

No mintamos más,
no dejemos la soledad para París,
ni las tardes para los libros sin hojas,
juguemos de nuevo,
vivamos otra vez esta historia,
seamos un delirio contínuo,
como lo éramos sobre aquellos puentes,
no olvidemos lo que nos amamos,
amore.

Volvamos a Venezia.


Título: "Venezia: lo que no olvidamos"
"Paisajes encantados"
2016, Pármulo