HABRÁ

Se habrá quedado el mar sin voz
para escuchar en silencio
al lento papitar de tus sexos,

dejará sus manos bajo la almohada
para sentir el fresco tierno
de los lánguidos tejidos de seda,

acabará siendo - su inútil cuerpo -,
un barco ahogado entre algodones
de nubes blancas y maravillosas.

Pármulo
2015