Frío

FRÍO



¡Qué frías están mis manos!
¡Qué frías!
Cuando pienso en el cielo sobre tus labios,
en las nubes que bañan tus pechos,
en los ángeles que miran tus ojos.

¡Qué frías están mis manos!
¡Qué frías!
Cuando dejas de ser el aroma de mi alma,
de mi boca entumecida,
de mi hipnotismo apacible.

¡Qué frías están mis manos!
¡Qué frías!
Cuando sin mi aliento te apagas,
te adormeces en la pureza de las aguas,
te evaporas como un beso sobre el hielo.

¡Qué frías están mis manos!
¡Qué frías morirán!

Pármulo 2013 (O Céu de Coimbra)