El cordero



EL CORDERO

Hemos abrazado las nubes y olvidado que existimos,
Besado el trono del diablo y el planeta de los ángeles,
De todo eso hemos gozado
Como unos corderillos.

Pintábamos edificios sobre la espalda,
Teñíamos las uñas de oscuro simulando ser gaviotas
Y cerrábamos los ojos para besarnos,
Gozando de estar enamorados.

Dormiríamos juntos sobre la ancha cama
Y las manos, ellas mismas se buscaban,
Como dos hermanas que se aman.

Las letras de tus ojos y la piel de tus párpados,
Ambos en la nada,
Buscaban para nadar el mar.

Desorbitados los dos caminábamos desnudos
A través del pasillo infinito que soñaríamos
Mientras en el condicional nos acurrucábamos.

Y ahí como dos pájaros que no vuelan,
Éramos nosotros sin más detalles que los nombres,
Sin más silencios que las voces.

Cambiados de lugar caminábamos,
Y recordaríamos las fresas de la cocina
Y el beso entre las palmeras.

Pero siempre soñando en el pasado,
Como dos corderillos sobre el blanco de las nubes
Acelerando el paso para recordar y demostrar
Que viviríamos en el condicional.

Pármulo, "Oriente" 2012 - La mansión del poeta


Descargar 
"Oriente"