PENSAMIENTO II



PENSAMIENTO II

He visto esta mañana una gotita de agua,
que camina lentamente por las ramas
de tus brazos y tus piernas
hasta llegar a tus labios y recorrer mi garganta.

El sol nos derrite en esta alfombra de hielo
que nos mira desleída desde nuestros pies
a la boca.

El viaje de la mañana se convierte
en una historia que transcurre en mi retina
y me quema hasta el alma.

Esa gota de agua no es más que una tortura
que peregrina por mis manos
y en tu espalda desaparece, como 
si fuera un anfiteatro donde luchan los sudores.

La firma de tu lengua carboniza mis recuerdos
de amores fracasados y obsesiones callejeras,
por fin enterradas en esa montaña de arena
donde solo hay dos palmeras,
acorraladas y sedientas
como el primer día en que nos conocimos.

Pármulo 2011