PENSAMIENTO I



PENSAMIENTO I

En la sombra de tus pestañas me tumbé,
tristemente esperando una respuesta
para que luego el corazón te traicionara
y me hiciera una soberbia herida asesina.

En mi pensamiento quedan tus labios,
tus ojos de mar infinito y tus manos
que una noche me amarraron
a la caridad del viento.

Nunca podré decirte lo que te quiero,
la ansiedad con la que te recuerdo, 
me lo impide en esta senda de naranjos
que nos baña con una explosión de recelo.

Ahora te veo andar con la muerte
y no me explico dónde quedan los besos,
y ese futuro que un día planteamos.

Mentira todo.

¿Verdad?
¡Qué ingenuo!

Pármulo 2011