LASCIARLA SOLA


LASCIARLA SOLA

Lasciarla sola
en su triunfo y junto a su corona,
lasciarla sola.

No tienes derecho
a mirarla de reojo,
ni siquiera de escupirle,
lasciarla sola.

Aún no te has cansado
de golpearle sus labios,
tatuarle su cuerpo
con aquellas manos
que deberías no tener.

Lasciarla sola,
ella vive en sí misma,
lasciarla sola
que no te ha llamado.

Lasciarla sola,
que no tiene la culpa
de que haya perdido tu equipo,
que hayas olvidado la cartera
o que la secretaria no te haya mirado.

Lasciarla sola,
que ya no sabe como mimarse
ni encontrarse sentido frente al espejo.

Lasciarla sola,
en el firmamento ahora,
como una estrella se ha marchado
junto a los moratones
y los mil cardenales que le regalaste
aquel día de los enamorados.

Lasciarla sola,
lasciarla sola
¡LASCIARLA SOLA!
por favor,
lasciarla sola
que no tiene la culpa
de que hayas perdido el trabajo.

Lasciarla sola,
que no tiene la culpa
de que estés entre rejas.

Pármulo 2011 (CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO)