POEMA 6



POEMA 6

Sigo enamorado de tus manos
de tus labios inseparables,
de aquel embrujo que te envuelve.

Sigo enamorado de tu alma
de tus ojos y de tu besos.

Sigo enamorado y no lo evito
porque olvidarme es morir
y no quiero perder la esperanza.

Sigo enamorado de tu pelo,
de tus locuras y de tus letras.

¿Pero por qué es así?

Porque sigo enamorado
porque te perderé ahora
que ya te he perdido
y no te encontraré nunca más.

Espero ser el subconsciente
que te aturrulle todas las noches
y entre los recuerdos esté yo.

POEMA 5



POEMA 5

Cansado de bailar entre tus rodillas
he dado un vuelco al corazón
y ahora intento engañarlo con música.

He decidido pensar en mi para olvidar
pero soy incapaz de enterrar los recuerdos.

Tus besos aún saben a canela y menta,
fresca como aquellas mañanas radiantes
en que me besabas con necesidad.

Estoy cansado de mentirle al mundo,
demostrar mi cara más risueña
cuando en realidad soy una iglesia
que se cae a trozos por dentro.

Quiero que sepa el mundo que he muerto
y que no volveré a nacer más que...
cuando sienta de nuevo que no estoy soñando.

Cuando todo se haga realidad,
entonces yo demostraré quien soy
y ondearé mi firma sobre la arena de la playa.

Que dejen de mirarme y de juzgarme,
de elogiar lo que hago
y escupirme en las espaldas.

Mundo terrenal y materialista
¡Olvídame!

Un poeta loco XD 2011

POEMA 4



POEMA 4

En el firmamento
un río de pájaros
besan nuestros pies.


Explosión brutal.

Fluido de arpas
en la piel desnuda
                                                               [de mil ninfas solitarias.]

Torreón de sal
anidado al cosmos
                                                                       [bajo el etéreo mar de plata.]

El corazón demolido
en un segmento
                                                                    [de cristal, entre las venas]

Y la fuerza...
en un caudal.

Trivial y limpio.

Pármulo 2011

POEMA 3



POEMA 3

Escaleras a la nulidad
y el suelo desgarrado,
en la llanura al ultraje.

Manos entrelazadas
y silencio novedoso,
aullido de hienas o
torbellino de papel.

Sobre la cama,
ausente. Letargo.

Bajo la apariencia,
musgo dolorido. Terna.

Esquina ruidosa
y mil cortinas flotantes,
sobre su tumba.

Alegría. Joven.

Dormir sobre el frío
y despertar sin rumbo.

Pármulo 2011

POEMA 2


POEMA 2

Levantaron las manos
y sus ojos se cerraron.

Viernes. Sol.

Luz en las manos agrietadas
y vacío en el corazón.

Recuerdos. Junio.

Un verde labrantío
sin girasoles.

Amarillos. Silencio.

La senda de la floración
en la cantina.

Vino tinto. Tenue luz.

Libro blanco en el borde
de una mesa,
precipicio. Hábil.

La ventana abierta y
el viento céfiro,
que nubla la estadía.

Frialdad. Exudar.

Pármulo 2011

POEMA 1



POEMA 1

Tiemblan las aceras,
el acordeón despliega
un mar de sonidos.

La luz del sol,
mujer ciega

                                               [en el bendito alma]

la sangre se para.

El silencio retumba,
es la melodía.

Andar descalzo,
un aplauso

                                             [en los corredores]

Sus ojos azules
y mis lágrimas.

De nuevo el acordeón
bajo la lluvia

                                                    [la imagen descolorida]
un nuevo arco iris.

Pármulo 2011

No me quiere

Por petición expresa de los lectores, se anticipa la publicación del nuevo poema del artista perteneciente a la colección actual.


No me quiere

No me quiere el Viento verme pasear
de entre los matojos o la niebla,
Caminar en la efervescencia de las olas
Y lamentarme de las heridas que no cierran.

No me quieren los campos ni las primaveras,
Ni los girasoles verdes ni las rojas amapolas
Porque dicen que no creo en el amor.

No me quieren las calles ni las plazoletas,
no me quiere la lluvia ni tampoco los edificios,
me ven ingenuo e insignificante.

No me quieren las gentes, ni los niños ni las niñas.

No me quiere la carcel porque temo a las Ataduras,
Temo el rojo y temo a las candelas.

No me quiere la ropa porque dice que...
Soy transparente.

No me quiere ni Dios ni el diablo,
Porque dice que soy un veneno mortal
que acaba con el alma.

No me quiere el corazón y
escupe sangre en rebelión
de mis transfusoras pesadillas.

No me quiere ni el agua ni la sal,
No me quieren los lagos ni los mares,
porque soy un barco a la deriva.

No me quiere la sombra y junto a
Los rincones esconde su cola negra
Con miedo a que la encuentre.

No me quiere el silencio.

No me quieren, no me quieren porque
dicen que lloro demasiado y
las luces han alarmado a estos corazones
A olvidarme y darme cuenta la necesidad
Que requiere un alma enamorada.

No me quieren las paredes
ni mis manos ni las tuyas,
ni tus labios ni mis dientes
encarcelados a la perfección
en este mundo de desilusiones.

No me quiere la esperanza
ni tampoco me ama la victoria.

No me quiere el sol
y la luna me da la espalda.

No me quiere nadie
y así lo he decidido.

Pármulo 2011

UN RÍO DE CALAVERAS



Un río de calaveras

Acabo de oír a mi corazón hablar con la sangre.
*
Entre ellas hay algo más una conversación,
entre ellas hay un río de besos,
un palpitar constante en la avenida
de aquel edificio solitario, 
donde se encuentra mi alma.
*
Mi alma es un ser inerte y transparente,
que se silencia con el desamor
en medio de una playa colorada
durante las tardes de estío.
*
A veces grito de compasión
y ese grito se convierte
en una nota musical que se rompe
de entre las teclas de aquel laberinto
en el que ambos nos sumergimos.
*
El viento va cambiando la etiqueta
de la ropa que usan mis labios,
blanquecinos y ametrallados
de la desolación y la recompensa.
*
Los cristales también me miran,
y cuando en ellos me reflejo,
la inocencia desaparece en la conciencia
y en la conciencia aparece la locura
de cambiar el sentimiento por hielo,
y el hielo por el agua del mediterráneo.
*
Dejemos de caminar sobre las baldosas
de este amor imposible,
que este amor imposible es mentira
y la mentira es como mi alma,
inerte y transparente.
*

Pármulo 2011

ROJO Y VERDE


Rojo y Verde

Estoy cansado de olvidar 
a una sirena en cada puerto,
estoy cansado de perderme
y de volver a encontrarme
en aquel monte de sombras
en el que todos acabamos.

Es el mar el que a veces
me abraza por las noches
en un aliento de sal marina
que me seca los labios y
los encarcela bajo el sol
de una mañana moribunda.

Estoy cansado de estar solo,
de desnudarme para el vacío
y de encontrar que no tengo
lo que necesito, en mil sentidos.

Estoy cansado de hacer la cama
y encontrar mi olor siempre,
en el mismo sitio, a perfume
y a manzana fresca.

Estoy cansado del tiempo,
de las primaveras agotadoras,
de ser siempre igual,
me cansé de la monotonía,
me cansé del amor y de la rutina.

Pármulo 2011

EL PUENTE DE LA TENTACIÓN


El puente de la tentación

Aún recorro tu cuerpo con el pensamiento,
entre tu pecho y mi corazón,
entre mis labios y tus ojos.

Aún sigo caminando en aquel juego de
luces paralelas que encendiste en mi vida,
tras pasar años sin sentir
el verdadero placer del amor.

Aún continúo sin entender,
por qué nos separa el infierno
si mis labios morados
son capaces de arrastrarse
por aquel infinito perverso
que ambos construimos.

Ya no me gustan ni las rosas
ni las espinas,
yo solo quiero el color de los besos
de terciopelo.

Ya no amo ni tus cartas 
ni tus mensajes, y sólo 
deseo quererte cerca.

Creo que no entiendes siquiera
lo mal que se presenta este horizonte,
engalanado de cucarachas
que me roen el cerebro.

Y aunque necesito tu protección,
nunca logro entender cómo
puedo seguir aquí, solitario.

Ahora mismo me gustaría
cruzar junto a tí,
aquel puente de tentaciones
que liquidamos en un día.

Te necesito ahora mismo,
y nunca logras comprenderlo.

Ya no me gustan ni las rosas
ni las espinas,
yo solo quiero el color de los besos
de terciopelo.

Dame eso olor nuevo
a corazón compartido,
que me alimenta,
o déjame un trozo de tí
que me de compañía
en estas noches de verano,
calurosas y desamparadas.

Pármulo 2011

SIN TEMORES


Sin temores

Es tu locura infernal,
por el amor y por la pasión,
es el intento de protegerte
y en el iter de mi dolor
sentir que eres inerte.

Nunca dejaré de molestar
a mi corazón,
que aún late en este río
de pus y de lamento.

No dejes de molestar
a mi corazón,
que aún piensa
que tú eres de su sangre.

Permitiré al agua
manifestarse cuando te vea,
y en el rocío,
mientras te mantienes
evaporarte con el secador
que fluye en mi aliento.

No dejes de molestar
a mi corazón,
que aún tiene miedo
de verte caminar.

Siénteme entre tus luces
y encandílame una tarde
de sombras,
mientras caminas
por aquella nave solitaria.

Pármulo 2011

LA CERCANÍA



La cercanía

Mi corazón no puede seguir,
el seguimiento es tuyo,
mio,
de alguien.

El repertorio de aquello
es lo que nos inquieta
en esta habitación
de calor y trabajo.

Tus hombros - mis labios,
tu boca - mi aliento,
tu cuerpo - mi sangre.

Necesito agua para reponer
mi energía, triste.

¿Por qué no hablar?
Entre paréntesis.

Las imágenes,
metódicas.

Un jugar de canciones
entre cuatro paredes.

Pármulo 2011

NO TIENE NOMBRE


No tiene nombre

No tiene nombre aquel que siente
y padece en su propio corazón,
el infinito placer de estar enamorado.

No tiene nombre quien piensa
que el amor es un cúmulo de besos
que se aproxima a los labios
cuando los labios son acariciados
por otros, que están helados.

No tiene nombre quien muere
por otro amor que no le corresponde,
quien piensa que el mundo acaba,
y en la carencia, su alma se destruye.

No tienen nombre los que aman
por amar a alguien,
quienes juegan con la sangre de otros
y los que enmascaran el amor
con la pasión y el sexo.

No tiene nombre el amor,
ni tampoco quien lo siente,
porque quien siente el amor
es porque encuentra su corazón
con un vacío infernal.

No tiene nombre
el que muerde otros labios
que no son los suyos.

No tiene nombre quien se acuerda
de aquel sentimiento de risas,
de compañía y placer,
porque la felicidad transita
en una barca ausente
junto a la soledad.

No tiene nombre quien miente,
quien ya no recuerda la lluvia
cuando golpea en el silencio
el rostro del cristal.

No tiene nombre
quien exprime el amor,
porque el amor dura poco
y el poco tiempo que dura,
se condensa en mil gotitas
de vapor transparente.

No tiene nombre
el que llora por amor.

No tiene nombre
el que cree en la esperanza,
porque es transparente.

No tiene nombre
el que vive enamorado
de la soledad,
no tiene nombre.

Pármulo 2011