ESTA MISMA MAÑANA



Esta misma mañana

Esta mañana me he despertado
sobre la amarga arena de una playa,
vallada de rocas blancas
enajenadas por las olas amarillas.

Me he dado cuenta que esta mañana
no han sonado los despertadores,
y en la cabecera de la cama
ya no están tus besos,
soñolientos y defendidos
por la sangre de un corazón vivo.

He conocido esta mañana,
el color de las azucenas
y junto al gris de las olas,
he llenado una habitación inmensa
de infinitas primaveras.

La planta de mis pies
se han deshilachado por el paseo
que has dado a las promesas,
aquellas que caminan por una galería
de imágenes perpetuas,
inhumanas por el derretido siglo
de ofertas desamparadas.
Esta mañana.

Esta mañana he vuelto a recordar,
por un sueño que tuve,
que volvía a ser un barco moribundo
reconstruido por tus caderas
que bailan junto a mi narcosis
de paz y guerra.

Y todo esto,
lo he pensado esta mañana,
mientras recordaba que ya
no quiero volver a verte
y que el calor de la playa es sólo
un pequeño rayo de sol que ilumina
una de mis mañanas.

Una y otra mañana,
una tras otra,
constantes...

Pármulo 2011