CUANDO TE ENAMORAS



CUANDO TE ENAMORAS

Cuando te enamoras ya no sabes escribir,
ni sabes pintar ni sabes transmitir.

Cuando te enamoras ya no sabes hablar,
las palabras se traban entre ellas y
el tiempo, acelerado, se inunda de flores
que corren por los pasillos de la antigua
soledad.

Cuando te enamoras sólo piensas en cantar,
en bailar y evadirte del mundo,
en olvidar las obligaciones.

Cuando te enamoras ya no existen los límites
ni tampoco los secretos.

Cuando te enamoras no superas el olvido
ni las sombras,
no recuerdas los problemas,
sólo retienes lo verdaderamente maravilloso.

Cuando te enamoras el corazón late,
y el viento revoluciona las hormonas,
ya no piensas en los colores ni las formas.

Cuando te enamoras te cansas,
te pierdes entre las sábanas obsesionado,
y por las mañanas sólo quieres acordarte
de ayer.

Cuando te enamoras descubres
el verdadero cáncer del alma,
el culpable de pudrirte el corazón.

Cuando te enamoras te hundes en lo correcto
y no sabes cómo, pero acabas traicionando
tus principios y al final, acabas derrotado.

Cuando te enamoras el mundo ya no existe
y como no puedes más con la presión,
acabas por suicidar la voz entre riñas.

Cuando te enamoras el sentido de la vida
se multiplica,
y piensas que podrás navegar por el atlántico
con una pequeña barca de río.

Cuando te enamoras soplas a cada instante,
instantes en los que recuerdas los besos
en la oscuridad de aquellas calles de charol.

Cuando te enamoras enfundas la vida
en pequeños detalles que sólo giran en torno
a la obsesión de atrapar un alma vacía.

Cuando te enamoras ya no existen las primaveras,
ya no recuerdas a la familia,
ya no ríes a la vida y sólo al amor.

Cuando te enamoras,
depositas en el corazón toda tu energía
dejando a un lado las tinieblas.

Cuando te enamoras hundes la mirada
entre lágrimas de sal y oxido,
inundas el corazón en un pozo
vacío de sentimientos,
cuando te enamoras.

Pármulo 2011