TÚ TAMBIÉN ERES POESÍA

Si nunca te regalaron un poema
yo me ofrezco a darte mis palabras.


En una esfera plateada
mis ojos van vagando en tu sonrisa,
mis labios se derriten de miedo
por perderte alguna vez,
por pensar en tí.

Es dificíl olvidar
si tú tienes hiel de roca,
cuando el viento no es frío
y mi boca,
ya no es tu corazón
y no late con amor.

Siento tanto por tí
que cuando te recuerdo
me hago daño,
que cuando te susurro
al silencio...
rompe el eco en la pared,
rompe el eco en la pared.

Soledad es tu amargura
que piensas que ese tiempo
no es culpable,
y el cielo se encapota
tristemente, vago y ausente,
vago y ausente.

Repetir es sufrir,
darte una oportunidad es morir
y yo siento que mi dolor
cesa lentamente.

¿Para qué volver a pensar?

No te ahogues aquí,
sal a la ventana y escupe
ese veneno de amor
que te engarrota la garganta,
piensa en ese niño que dormita
en la cama,
que también es tu vida.

Yo quisiera ser joven
para soñar entre algodones,
para sentir el mimo de mi madre
y hacer oídos sordos a los amores.

¿Tú recuerdas en la inocencia
algún amor que duela?

Yo recuerdo golosinas,
dulces y besos.