PARÍS, TE QUIERO

Fotografiado por Pármulo, Francisco J. García Garrido, 2010
Todos los derechos reservados.
Prohibido su plagio o difusión por cualquier medio.

París, te quiero

Es el tiempo el que nos va llamando
lentamente a movernos,
situarnos lejos de las cavernas
que nos espantan y nos hacen llorar.

Es la quimera del viento la que
va andando tristemente hasta
encontrar en el paisaje
un toque de color anaranjado
y casi empedrado en la historia
me asemejo a sonreír y perderme
en nuevos olores morunos.

Las magnolias del otoño abren
el nuevo paso matinal y a las
nueve de la mañana,
llamas a mis piernas a que anden
por aquellas aceras de plata
y edificios de merengue.

Las historias son contadas
con soberanía e inteligencia
bajo los ojos verdes de tu rostro
angustiado y obseso.

Meditar nos asfixia,
y entre nervios de transporte
nos calmamos bajo el frío invernal
que ocultan las líneas de metro.

El arco del triunfo veraniego
con dotes de color maravilloso,
letras de bronce,
letras de martillo, vencidos.

Interminable mi recuerdo,
interminables días,
infinitos corazones parecidos.

París, te quiero.

Pármulo 2010