FRÍO EN LA NIEBLA


Frío en la niebla

Es el mar,
el que nos lleva
desde el alba
hasta la noche.

Es el mar,
el que desplaza
nuestros corazones
desde un charco
hasta el infinito
lago del cuerpo.

Es el viento,
el que quema
ese frío invernal
de otoños sin hojas
de veranos sin sol.

Es el sol,
el que nos falta,
es la brisa mañanera,
el cielo azul,
la sonrisa,
la luna.

Es la luz,
otoñal de verano
la que nos abriga
con sus hojas
secas y angustiadas.

Es la luz
de la luna,
la que viaja
entre sendas
de cadenas oxidadas,
la que nos une
en el olvido
a perdernos
entre recuerdos.

Es el tiempo,
el que olvida,
el que nos muerde,
y nos lame lento
como si fuese el mar
el que duerme la arena.

Pármulo 2010