AMOR QUE JURABAS


Amor que jurabas

Es tan triste ocultar nuestros ojos
cuando aún en el presente,
verdes y enamorados
tienen que permanecer callados.

Las lágrimas ya no son problema
mi sed y mi pena
cambian de color
cuando veo brillar tu pelo
entre la multitud.

¿Cómo pretendes que me olvide?

Es imposible dejar de recordar
aquellas mañanas de verano,
en que despertábamos
solos y en el silencio de
saber que no perderíamos
la esperanza de que descubrieran
que nuestros labios
eran más que amigos.

¿Y tu risa?
¿Dónde queda ese lamento
de amor de caramelo
que ya una vez me envolvió?

En el espacio están nuestras
estrellas,
esperando que reconciliemos
estas dos manos que aún
están latentes pero que...
empiezan a congelarse
con el paso de los días.

Tener que comenzar,
y volver de nuevo a sentir
es tan difícil
que parece imposible
tener que construir
en el aire un barco y
hacerlo navegar entre las nubes.

El timón de mi corazón
eres tú,
quien dirige si necesito morirme
o si quiero romper mi sangre
en el espejo y sacar flores
de mi alma
como si tuviera una sabana
de estepas doradas.

Ya no te recuerdo,
ya no se si eres persona
o el sueño de mi vida.

A veces creo que estás
por llegar y llamarme
por la espalda,
girarme y notar que un beso
puede ser el fin de mis pesadillas.

Pármulo 2010