RECUERDOS DE MÁRMOL



Recuerdos de mármol

Son cientos de tardes yermas,
Mudas y adolidas de hielo.

Es el mar que ya no suena
Las caracolas entrapadas de
Sal y de arena.

Fue nuestro amor el que
Se encontró junto a otro amor,
Perdido entre las campanas
De aquel entierro infinito.

Estos papelillos amarillentos
Ya hacen agua nuestros dedos,
La mente en el pensamiento
Y nuestras letras borradas,
Pero siempre  en el firmamento.

¡Cuánto amor perdido en una línea!
Para decirme ahora que…
Nada es como al principio,
¿no es triste amarse tanto,
Y ahora ver cómo corre
El óxido por nuestras venas?

No entiendo si algún día dañé
Tus ojos marrones
O si al contrario,
Me encontré
En ese maldito cuadro
Que quizás pinté
Y que luego,
Quemaste sin remedio.

No te dedicas ni
A perdonarme,
ni a quererme…

No quiero ser tu amigo
Ni tu enemigo,
Quiero ser la sombra de nuestros
Días perdidos.

Quiero ser el reloj de tus mañanas,
La penumbra junto a la brisa
Y la locura unida al desvarío.

La letanía es un instrumento más
Que nos deleita tristemente,
El recuerdo nos queda
Y las mareas llenas de espanto
Empiezan a correr con miedo
A pedirte ese ángel
Que llevas dentro…

Ya no escucho tus regalos,
Tus voces de vida…

Sólo el escombro me queda,
De aquel maravilloso monstruo
Que creamos y que hoy
Nos conmueve a los dos.

¿Recuerdas nuestros besos?

Aún los siento cerca
Y los materializo…

Pármulo 2010