MIRAR EL FUTURO




Mirar el futuro

Hace años que no siento el color azul
de la esperanza entre mis brazos
sólo aquella ropa que me tendía
el sudor de la agonía.

Intacta y paralela la monotonía,
blanca y pura,
entre nuestras voces
a pie de foto,
a pie de cama.

¿Recuerdas cuánto hemos hablado?

Ya apenas se oye.

El eco, en silencio
va marcando lagunas entre las aceras
y tú, sentada sobre mi escalera,
aún piensas que eres Luna.

Era tu sonrisa,
era tu voz,
era tu amargura...

la espera de mis desencantos.

He pensado estas semanas
en mil problemas paganos,
que me atemorizan
que aterrizan sobre nuestras
manos...
ahora solo pienso en tu risa
en tus labios moribundos
que hoy escriben en mi space
una linea atornillada al óxido.

Ya no recuerdas cuánto te besé,
tampoco recuerdas cuánto te amé.

Sólo piensas que ya no sientes
y que el sentimiento es gustarse.

Gustarse es amarse y sentirse,
no sientes si no tientas
con tus manos delgadas
las palabras del acordeón.

Ay corazón pagano...
cuánto llevo sufrido,
no pienses en mis desmayos
lento amor perdido...

Ay corazón huérfano...
cuánto te he deseado,
nunca sientes lo que yo
en esas ausencias,
ausencias muertas...

Déjame entregarte mi rincón
aunque sea por una vez
y verás que no pierdo
ni un sólo minuto
en el desmayo del desahucio
que me supone no estar en tí.

Pármulo 2010 (Es para tí. Así es)