EL VIENTO DE LA LUNA



El viento de la luna

En nuestra última entrevista
conocimos dos personas distintas,
el fuego eterno y la sal corrompida.

El aire de las noches nos galanteaba
pero lentamente nos conmovimos
por el viento de la luna,
viento que arrasa con mi morada:

...corazón despellejado sin aliento.

Es el viento de la luna...

Tu sonrisa obra encantos
con el crujir del mediodía
y por la tarde, al sonreír
iluminas nuestras noches,
alegres y corrompidas
por el desgaste de la luz,
y a la madrugada
por nuestra despedida.

El viento de la luna
nos congela y nos derrite
como si nada nos sucediera,
como si nuestras almas de piedra
soportaran la temperatura
que marcan el capricho
de tus tonterías...

Siempre, más, en el olvido,
siempre al son del viento
de la luna,
del viento de mis alas,
de la noche precavida.

Pármulo 2010 (Dedicado a esa persona especial. Te quiero mucho)