PIÉRDETE EN MI CORAZÓN



Piérdete en mi corazón

Escondía yo mis lágrimas entre las agujas del reloj
aquel de pared de color naranja que se desvanece
cuando pasan las horas...

... y todo sigue igual.

Cuando empiezas a ver que mis ojos
no son los que conociste, y encuentras
otras sonrisas con más luz
es entonces cuando tiemblo
porque es cuando temo perder
todo lo que conseguí hace lapsos.

Aunque hace días que te vi y no reconozco
si son tus manos las de antes
o son mis celos los que tapian el corazón
para hacerte callar allí en tu locutorio.

Y cuando miras y ves que han pasado dos horas
y que sigo en pie porque te amo,
es cuando pides perdón y dices te quiero,
pero ya ese lo siento lo he olvidado en mi corazón.

No merece la pena seguir con este cuento.

Si no sientes ese amor por mi, déjame libre
y no martirices mi alma con tus besos
porque son tus ojos los que duelen
y llegan hasta mi universo.

Pármulo 2010