ES EL TIEMPO...



Es el tiempo...

Una tarde enmascarada de canículas ardientes
nos dejó la esencia para conocernos mañana.

Contaminado de grandes responsabilidades
estuve toda la noche pensativo y a la mañana
siguiente,
un fulgor de sentimientos me obligaba a
seguir hablando hasta que nos conocimos.

El camino nos deleita sembrando
girasoles rosas y plateados,
hasta que nos damos cuenta que
tenemos que pisar por los charcos
del verano más oscuro y entonces
es cuando ya no tenemos alma.

El amor se debilita.

El pretexto del sol es nuestro aliado
pero nosotros, cansados de andar
dejamos a un lado la lucha
y nos concedemos la guerra eterna.

Una gama de tristezas se asoman y,
 después de tanto resucitar entre nopales
nos damos cuenta que nuestros corazones
llenos de espinas necesitan sangre.

Es el tiempo el que nos permitirá conocernos,
es el tiempo el que nos llamará un día,
es el tiempo el gran universo,
es el tiempo el que decide...