LA SALA

Author, Frederic Soulacroix

La Sala

Ya no recordamos aquellos cafés sentados
juntos en el salón mientras nos reíamos,
sentíamos el color de las paredes
y el calor nos envolvía en un halo de
silencio y especialidad.

El viento caluroso de las mañanas
era sólo para los halcones, de
aquellos vendedores fieles
que perdían las llaves de sus corazones
en las alcantarillas de nuestras callejuelas.

El sex-appeal se embrujó y sólo
reíamos a tus miradas, a tus encantos
y a tus muecas.

Tus labios como dos horizontes
se desprendieron de nuestras almas
y con ansias, necesitaban ser fuertes,
vivos en esa esfera de locura tocada.

Y yo, esperando que me miraras
no era más que un mueble de aquel salón,
y yo esperando que me endulzaras,
no era más que un agrio limón podrido.

Dime de tus escandalosas piernas,
o de tus brazos como olas,
o de tus rodillas como puentes,
que tus ojos son ciertos, ilimitados...

Pármulo 2010