Piano roto


Piano roto

Siento que ningún piano toca mis melodías,
melodías que no despiertan tu interés.

Te pido disculpas de nuevo por amarte
por sentir que la distancia me une a tí
como si fuésemos dos caricias después
del agua de una tarde de primavera.

Al final no pude decirte que quería ser
esa nota que cabalga en tus dedos
infinitamente,
y a quien le exiges ser tu esclavo
como si fuese el Strategos de la
muerte anunciada en un puñal guerrero.

Te ruego de trece formas que me digas
tan sólo que me recuerdas, y que
por las mañanas sientes que tu
almohada es mi pecho recostado sobre
una sábana de seda blanca y negra.

Porque sigo pensando que tu me recuerdas
porque todo fue perfecto hace días
y ahora lo perdemos todo porque...
yo quise ser inútil en nuestras letras.

Deja de verme como el ruido que
apenas te sirve en absoluto y permite
a mi corazón abrirse y demostrarte que
tiene una amplia cristalera de amores,
todos para tí.

Por favor, te ruego que me oigas,
que me leas y que me sigas aunque
sea por las tardes esas aburridas
que tú nunca deseaste ni pensaste que
existieran.

¿Cómo no puedes sentir mi arrepentimiento?
No entiendes que no puedo más
y que vas a acabar con mi muerte,
no me desees lejos por favor,
háblame otra vez,
dime tan sólo
tu nombre.

Dime que eres tan capaz de perdonar
y pensaré que eres completamente
irreal, 
irreal en una pesadilla que acabará pronto.

Perdóname... que sabes que
no quiero ser tu piano roto
ni tus partituras de chimenea.

Tienes que borrar de tu mente mi
dolor y mi locura para ahora
cambiarla de nuevo por el amor
que no voy a poder quemar,
amor que no voy a poder quemar
que no voy a poder quemar.

¿Escuchas? empiezo a ver el sol
y con él empiezo a ver tu rostro
el que me enamoró desde ayer
desde hoy y siempre infinitamente.

Déjame ser la luna y unirme a tí 
por la noche
en el frío
en la tarde...

Grito.

PÁRMULO '10 (... sigues así y no se qué puedo hacer... voy a morirme)