SILENCIOS DESMEDIDOS DEL CARMÍN






Silencios desmedidos del carmín

El silencio, en medio de la nada se rompe.

Queda destronado en una copa de bronce
donde la bravura y el orgullo, hacen enormes
las siete lenguas que nos amortajan.

El derribo de las banderas de palacio
nos cuelga de entre dos hilos blancos,
para balancearnos como dos lunas
entre una nube de maravilla espesa.

El silencio, en medio de la nada se rompe.

El radical sonido de nuestras vacías
manos, ponderan un grito de noche abrigada
que va cambiando lentamente el color
de la lluvia bajo el agua primaveral.

Se rompió ese rojo clavel que un día
y por primera vez pudimos cortar de
la sombra del pensamiento y dejarlo
en agua para que cada día vaya pudriendo
junto a sus humedales, el triunfo de
uno de sus más grandes planetas.

El silencio, en medio de la nada se rompe.

Tu mirada está quemando mi  pelo
y ardiendo mis ojos, voy viendo
que ya no somos como antes sino que
estamos gastando poco a poco la pena
de nuestra madrugada en el fin
de la fineza de una caricia y de
aquellas que resbalan con una sonrisa.

Tu mundo solitario no deja hacernos
beber de ese río que poco a poco
va derritiendose con el transcurso de
los otoños que nunca más nos hará daño.

El silencio, en medio de la nada se rompe.
El silencio, en medio de la nada se rompe.
El silencio, en medio de la nada se rompe.
El silencio, en medio de la nada se rompe.

PÁRMULO '10
"...tu sonrisa se queda en la desesperación junto a mi..."