OJOS MARRONES


De esos ojos miel serenos
profundos como el mar
infinitos como el viento.

Tan ingenuos que nos dicen
si mentimos o si lloramos
si encerramos nuestro alma
en un corazón perdido.

La luz en sus paredes nos
ciega para ocultarse tras
unas ventanas que bailan
como si fuesen moluscos.

Nuestros impulsos, nervios,
nos obliga a ser arañas y
trasformarlos en cuevas
como si fuesen ojos negros.

Queman el corazón y lo
exprime para dejarlo sin vida,
ausente en el tiempo perplejo.

Bajo la intriga que nos sigue
tiempo al tiempo, tras
la tortura deseada de un mar
dulce, ausente de palabras.

Luna llena de color miel
que palpita en dos ventanas
cerradas y sin ríos.

Pármulo '10