PEQUEÑO POEMA PARA UNA REFLEXIÓN INFINTA
























Las corrientes de aire entran
como los corazones inflados
tristes de perder el vicio
de los moreros y las aceitunas.

Las alas de los aviones dejan ver
las cuatro estaciones de los alpes
mientras las balas militares
atraviesan mentes criminales.

Trece fases para un viernes 13
quinquenal de las monedas
sin pensar en los pensamientos
de las tres semanas atrás.

Las ranas van gritanto mientras
la luz de la noche oscura,
tristemente alejada de las manos
de los dioses del día fúnebre.