LA GITANA




Gitanilla del puerto y de la ría
que vende naranjas podridas
dejate llevar por la corriente
del sonido de la guitarra.

Las hormigas gritan perezosas
el sonido de sus cuerdas y, el
sueño tintineante procesa una
luz amarilla de luna llena.

Fachadas de cal y arena,
bodega de vino malagueña
deja tu canto niña gitana
que por ahí viene la condena.

Gitanilla del puerto y de la ría
que vende naranjas podridas
dejate llevar por la corriente
del sonido de la guitarra.

Por amores y sombrillas
pasa el galán y su forraje
con dinero o sin ropajes
casamientos de lujo
y algo de brillantes.

Ole esa gitana que suspira
con tanto arte como canta
que enamora los oidos
de aquellos años vividos.

Gitanilla del puerto y de la ría
que vende naranjas podridas
dejate llevar por la corriente
del sonido de la guitarra.