NOCHE DE VELAS


NOCHE DE VELAS

Hace horas que espero ansioso
a aquel laberinto de besos
indipuestos y casa heterotrofoides.

Las magnolias de la noche se
oscurecen poco a poco sin remedio
cuando el sufrimiento ensancha
una luz de muerte profunda...

Las camisolas blancas de
esos dos negros blanquecinos
se fusionan con la luz de las
candelas, perennes y puntiagudas.

Los vientos hacen mella
en aquel elicóptero de silencios
que viajan en círculo
haciendo pasarelas de aire
entre mis manos y tus piernas.

Sería necesario que apaludieras
a los visitantes de otros pueblos
que con sus fuerzas envilecidas
y casi prohibidas nos matan
poco a poco, a ti la mente
y a mi los sentidos.


Pármulo; Transparentes; año 2009