CUANDO LAS RANAS CRIEN PELOS

CUANDO LAS RANAS CRIEN PELOS



Aquella imagen en negro se difumina
con una noche blanca y placentera
aturdida y moribunda entre ramas
congeladas y vejatorias.

Un nuevo despegue al ocaso negro
le desvía y le cuenta el embuste
de la tarde escrita en mil vocablos.

Eso solo son talantes modernos
arruinados entre soledades rojas,
quizás son mentiras que cuelgan
de un pozo seco y ensogado al alma.

Su mirada distinta complace mi día
pero no con sueños ni modelos
sino con esperanzas empeñadas
y con nuevas metas para la psiquis.