MUNDO ANDALUZ

MUNDO ANDALUZ
 

 
 
Huelva, Córdoba y Sevilla
Jaén, Granada y Almería,
Málaga y Cádiz
son las fortalezas de andalucía



Huelva es un palacete marinero 
rodeado del oro de sus playas
el alminar de la conquista española.


Córdoba es la Catedral de nuestra tierra
el tren de toda nuestra historia y la
huella musulmana.



Sevilla es la capital de andalucía
donde el baile y la sevillana
navengan por el guadalquivir.


Entre fortificaciones y palacios
aparece Jaén, serranía y valles
de olivares.


Granada, mundo literario y entre
Lorca y Rosales, piedra histórica
con el mundo islámico.


Almería es otra gran ciudad árabe,
acompañada del mediterráneo que
da color al cielo que recubre sus playas.


Y entre culturas aparece Málaga,
centro marítimo histórico,
madre del gran artista Picasso.

Bañana por el atlántico es Cádiz
continente entre los continentes
de diversas culturas internacionales.


Así es nuestra Andalucía, moderna
e histórica a la vez, distinta,

andalucía es la puerta del turismo.

Pármulo '09

LA TEMPESTAD DEL ROCÍO - H. A ROCÍO JURADO


Porque ella también es una artista y porque algunas de sus letras nos dieron cobijo y alegría en las mejores ferias, galas y noches en que se nos olvidaba las penas. Ahora nos canta con el orgullo que una vez nos regaló y ahí estaremos nosotros para oirle y tenerla cerca. Rocío Jurado tubo el gusto de recibir los alagos de uno de los grandes literatos españoles: Antonio Gala que dijo:

"Rocío Jurado goza del privilegio de estar sentada en las rodillas de los dioses, es decir, todo lo que aparentemente malo le sobrevenga se convertirá en beneficio de ella. Por una razón bien clara, ella tiene un rosal rojo en la garganta del que deriva toda la pasión y todo el estremecimiento de cuanto sale de ella, y tiene un rosal blanco en el corazón que continuamente nos da a quienes la queremos, nos da su perfume y su luz"

Miles de versiones se han publicado con poemas derivados siempre con la finalidad de engrandecer a la gran artista Rocío Jurado, por eso ahora publicaré un nuevo poema en homenaje a la altísima estrella que desde la voz divina nos sigue cantando "que no daría yo".

 ADAPTACIÓN DEL ARTISTA: Pármulo, Fco. José García Garrido.


LA TEMPESTAD DEL ROCÍO.

Que no daría yo, por escucharte de nuevo
en esas amplias tardes con voces de eco
pregonando desde tu ventana el torrente
de barcos que atan mis manos a la playa.


Ese rocío de la madrugada, frío y cristalino
hace de nuestros cuerpos dos hielos pétreos
 y van fragmentándose con el sol de tu mirada
entre flor y flor envejecida de arte y simpatía.


Los balcones se van tiñendo de claveles para
 esa dicción de clamor que es tu garganta
dejando amplio paso a tu tablao para bailar
entre puerta y esquina un par de sevillanas.


La elegancia de tu jurado nos deja rotos
en medio de la plaza escuchando
ese tremendo desfiladero por el que pasean
tus tacones y tu vestío largo de cola rojo.


El viento andaluz se mece en tus muñecas
y junto a unas castañuelas mueves las nubes
de aquel paraiso colosal que ahora gobiernas.


Rocío jurado es el éxito de la voz inmensa,
el grito perfecto de un abismo abisal.


Adaptación por Francisco García, PÁRMULO - Que no daría yo, Artistas.

GLAMOUR CIAN de la CASA AZUL

HOMENAJE A FRIDA KAHLO - GLAMOUR CIAN de la CASA AZUL
El enlace de la noche y la espesura
de aquel lento camino de tierra negra
nos emplaza a caminar por el sendero
de la vista lejana y en penumbra.

El resplandor de las frágiles bombillas
va meciendo un ligero baile cubano
entre las losas de aquella casa desnuda
azul cian entre los pies de Kahlo.

La tarde va remando entre las aguas
un crucero de esternolios amarillos
entre la hojarasca rizada de la primavera
punta de lanza de una batalla enternecida.

Bajo las estrellas que modelan el horizonte,
un tercer chasquido de manos oscuras
pone arte sobre las barridas candelas
del primer incendio del planeta Wasp-17.

Allí donde el sol nos bambolea de calor
aparece la fresca mañana en el perdido
mediodía.

La gallardía de los bailarines que fuman
nos ahoga en un cielo atezado y ruín
enmascarado de hechizo y osadía.

Ya hemos perdido los papeles de las trece
y en el silbido ladino nada nos condiciona
más que el fuero de aquel códice despierto.

Tan tremenda la existencia por despierta
que sea la soberana,
¿existe una pregunta abierta o desatinada?

Entre los colores de aquella casa celeste
alrededor de una fuente,

cuentista de los bandoleros que cambia
el descaro por el apocamiento,

y entre denuedo o empuje va cantando
la doncella y el jilguero,

por aquellos patios pulidos de sangre,
de amor o atrevimiento.

Pármulo (último poema '09)

EL FRÍO DE LOS RELOJES


Cada alma insistente da cobijo al maltrato
bajo las copas de los árboles helados
entre el precipicio del suicidio y la gran
rosa de aquellos ojos negros y morados.

La colección de relojes va marcando
el casi tic-tac de las manillas, de las
ventanas de aquellas agujas puntiagudas
que no hacen más que vivir cantando.


En la ducha o tras cristales ennegrecidos
viaja la mente divagante por pinares
entre monte y monte cálido.


Endulzado de caramelo, de pasas
más amargas que un disparo pero
en la baja tormenta las lágrimas
caen por el precipicio empicado.


La melancolía deja rastro, el diván
me obliga a sentarlo para no pasar
aquellos fríos de las distancias congeladas.


Van las tres y cuarto cuando la mar
queda congelada de cuando en cuando,
y entre las grietas sale el fuego azul
que un día pensaste que era letargo.


El letargo repetido en mis poemas
duermen día a día entre mis grabados
gran quimera de las lluvias,
preocupación de las candelas.

Pármulo '09

EL PACTO DE VENTURA




Entre el diablo y la luna
hay un pacto, el de ventura
que intenta servir de medio
entre el eco y la amargura.







El grito de la playa se
asemeja a las doce tardes
medioacabadas en letargo por
una cama oxidada en clavos.





La lanza del mediodía nos
permite hablar durante horas
de la temblorosa quimera
a pie de río, que no suena.



Y entre tanto, el amor se hace
odio, tortura entre dos llamas
que poco a poco van meditando
el sobrevivir de pasos de hojalata.





La naturaleza pone en riesgo
el temperamento de la tarde
y de cuando en cuando se deleita
una sinfonía malpintada.





Pintar entre pinares de
la ultraluz de los cristales
es lo que nos permite temblar
entre las garras del juglar.

VACIACIÓN

Vaciación



El interior de la memoria va hundiendo
la belleza más profunda de los sesos y,
entre tanto alboroto los ojos van cantando
la espesura de tus labios bajo la nada.

Como la tortura perfecciona el vicio
el sentimiento celeste recubre las
sonrisas perdidas en tinta blanca.

En el ocaso de tu mirada queda
pintada la imagen fija de una guerra
que con dulces y mentiras, mengua
de tamaño hasta convertirse en piedra.

El largo recorrido de tus dedos
embriaga de calor y temperatura
que desde hace siglos se congeló
bajo las cloacas de la soledad sin sangre.

El temperamento de las anchas tardes
adelgaza y envejece poro a poro
por cada grieta de la piel arrugada
y va recorriendo un largo camino
de pellejos blancos que momifican
la esperanza de la libertad humana.

Ay del rojo pasión... ya el gris
opaco casi inhabitable entre
la luz de las tormentas que van
rayando los pensamientos de
toda una generación vacía.

Nociones del mundo gitano perdido
en el sinfín del universo cansado y
entroncado a la luz oscura de
la blanca imagen de cortina tupida.

El gran pedestal de las montañas
se destrona y va callendo lentamente
como el freno de la oscuridad hermosa
o el color de aquel amigo valiente.

Vacío y valiente a los ojos de la gente
casi inalterado por los trenes,
por los paisajes páramos de olivos
por las entrañas yermas y carcomidas,
por las luces silenciosas de las luciernagas
...

Tan sólo un silvido de aquel ventanuco,
ventanuco de azucenas violetas de
color turquesa en tierra de un erial,
en la reja complicada e imprudente.

El berdugo va temblando
angustioso de lamentar su muerte,
¡el mismo es insensato, el mísmo
muere en el infierno de su corona.

INTIMIDAD

INTIMIDAD

Cada rincón de dolor de aquella casa
huele a corazón achicharrado con
especias de la India que van
envolviendo los años hasta dormirlos.

De esas esquinitas salen voces que
van retumbando lentamente
sobre los dos mares verdes que
abundan en un rostro sin fín.

Solamente se oyen unos gritos,
bajo las sábanas de terciopelo
que en el invierno nos dan tregua
y nos ahogan de alientos muertos.

Las culebras salen de tus ojos y
entre las sabanas se van perdiendo
hasta que llegan a un laberinto
y se ocultan tras los cielos, tan
enormes como las columnas de un
templo en medio del desierto.

PEQUEÑO POEMA PARA UNA REFLEXIÓN INFINTA
























Las corrientes de aire entran
como los corazones inflados
tristes de perder el vicio
de los moreros y las aceitunas.

Las alas de los aviones dejan ver
las cuatro estaciones de los alpes
mientras las balas militares
atraviesan mentes criminales.

Trece fases para un viernes 13
quinquenal de las monedas
sin pensar en los pensamientos
de las tres semanas atrás.

Las ranas van gritanto mientras
la luz de la noche oscura,
tristemente alejada de las manos
de los dioses del día fúnebre.

LOS TOROS DEL ALMA



Nace el quejío del corazón

como un grito que rememora,
son como lanzas de sudor
que atraviesan hasta el alma.

Fuego en el pecho encendido

que de pronto se dispara,

suena como el grito vacuo

de mil sirenas ahogadas.

Ay ay ay, que sentío,

mustias palabras calladas,

suena a flamenco fundío con
el dolor que reclama.


Y entre sudor y escalofrío

siempre al son de una guitarra,
llena de fuerza el vacío
como
los ecos que braman.


Ay, ay, ay, que sentío,
el saco, el martillo, y la fragua,
fueron primeros manteles
como una pena que amarga.

Con el sonido de un quejío

rompe la limpia mañana,

sal donde estés escondío

para el alivio del alma.

Pármulo '09

Frida Kahlo




Frida Kahlo nació Magdalena Carmen Frida Kahlo y Calderón en Coyoacán, México, el 6 de Julio de 1907. Frida era una de las cuatro hijas de un padre judío-húngaro y una madre de ascendencia indígena-mexicana. Originalmente no planeaba el convertirse en una artista. Una superviviente de polio, empezó un programa de pre-medicina en la ciudad de México. A la edad de 18, sufrió graves heridas en un accidente de autobús. Paso alrededor de un año en la cama, recuperándose de roturas en su columna vertebral, hombros y costillas, una pelvis astillada y danos en el pie. Sufrió más de 30 operaciones a lo largo de su vida y durante su convalecencia empezó a pintar. Sus pinturas, principalmente autorretratos y naturalezas muertas, eran deliberadamente ingenuas y llenas de colores y formas inspiradas en arte folklórico mexicano. Cuando tenía 22 años, se casó con el muralista mexicano Diego Rivera, 20 años mayor que ella. Esta relación tormentosa y apasionada sobrevivió infidelidades, la presión de sus carreras, el divorcio, una segunda boda, los asuntos amorosos lésbicos de Frida, su mala salud y su incapacidad de tener niños. Frida una vez dijo: "Sufrí dos graves accidentes en mi vida….Uno en el cual un tranvía me arrolló y el segundo fue Diego". El accidente de tranvía la dejó invalida físicamente y Rivera la dejó invalida emocionalmente.


Durante su vida, Frida creó unas 200 pinturas, dibujos y esbozos relacionados con las experiencias de su vida, dolor físico y emocional y su turbulenta relación con Diego. Ella pintó 143 pinturas, 55 de las cuales son autorretratos. Cuando le preguntaban porque pintaba tantos autorretratos, Frida contestaba: "Porque estoy sola tan a menudo, porque soy la persona que conozco mejor".

En 1953, cuando Frida exhibió en solitario por primera vez en México (la única que celebró en su país natal durante toda su vida), un crítico local escribió:

"es imposible el separar la vida y el trabajo de esta persona extraordinaria. Sus cuadros son su biografía".

Esta observación sirve para explicar porque su trabajo es diferente del de sus contemporáneos. Cuando se inauguró su exposición, la salud de Frida era tan mala que su medico le dio que no se levantara de la cama. Frida insistió en asistir a la inauguración y, en el puro estilo de Frida, así lo hizo. Llego en una ambulancia y su cama en la parte trasera de un camión. La colocaron en su cama y cuatro hombres la cargaron y llevaron hacia los huéspedes que esperaban.

Ambos, Frida y Diego eran muy activos en el Partido Comunista en México. A principios de Julio de 1954, Frida hizo su ultima aparición pública, cuando participó en una manifestación comunista. Poco después, el 13 de Julio de 1954, a la edad de 47 años, Frida falleció.

Una vez, cuando le preguntaron sus disposiciones funerarias, Frida replicó: "Quemar mi cuerpo…No quiero ser enterrada. He pasado mucho tiempo acostada. ¡Simplemente quemarlo!"

El día después de su muerte, amigos y familiares se concentraron en el crematorio para asistir a la cremación de la artista más grande y más original de México. A punto de convertirse en un icono internacional, Frida supo como dar a sus fans un último adiós inolvidable. Mientras el llanto de sus admiradores llenaba la habitación, un súbito golpe de calor viniendo de las puertas abiertas del incinerador, causaron que su cuerpo se sentara. Su pelo, ahora en llamas, resplandecía alrededor de su cabeza como un halo. Los labios de Frida parecieron esbozar una seductora sonrisa mientras las puertas se cerraban. La ultima entrada de su diario reza :"Espero alegre la salida y espero no volver jamás - Frida ".

Sus cenizas fueron colocadas en una urna pre-columbina, la cual se exhibe en la Casa Azul que compartió con Rivera. Un año después de su muerte, Rivera regaló la casa al gobierno mexicano para que se convirtiera en un museo. Diego Rivera murió en 1957. El 12 de Julio de 1958, la Casa Azul se abrió oficialmente como el Museo Frida Kahlo.

Frida ha sido descrita como "...una de las grandes divas de la historia...una bebedora de tequila, fumadora y narradora de chistes subidos de tono, bisexual que cojeaba por su barrio bohemio vestida com fastuosos vestidos indígenas y daba festivas cenas para gente como Leon Trotsky, el poeta Pablo Neruda, Nelson Rockefeller y su marido intermitente, el muralista Diego Rivera. " Hoy, más de medio siglo después de su muerte, se paga más dinero por sus cuadros que por los de cualquier otra artista femenina. Una visita al Museo Frida Kahlo es dar un paso atrás en el tiempo. Todos sus efectos personales se muestran por toda la casa y todo parece estar tal y como ella lo dejó Uno tiene la sensación de que ella todavia vive allá y ha salido brevemente para permitirte el visitar su santuario privado. Ella ahora ya se ha ido, pero su legado vivirá para siempre...

CERRADA - PÁRMULO

Cerrada



La calle está a dos kilómetros de aquí,
y de la silla oscurecida y sudorosa
apenas queda mujer humana.


El día triste desde sus ventanas
no cambia el color y sus ojos
celetes como el fuego,
nos da la sombra de la cama
porque ya no quedan peines
que te hagan colas ni hay
bocas que te derritan el alma
tú has muerto en la triste hamaca
y te has dejado vencer inconsolada.


No valen la pena,
tú sabes bien quien te hace sufrir,
ya sabes quien te robó aquel
peine de marfil y tus años de joven
que nadie te va a devolver.


La cenicienta solo es un cuento
y tu eres la realidad, por eso mismo
no dejes que el cuento sea tu espejo
ni tu el espejo del sufrimiento.

Pármulo '09

Avances del Realismo


El realismo surge después de la revolución francesa de 1848. El desencanto por los fracasos revolucionarios hace que el arte abandone los temas políticos y se concentre en temas sociales. La industrialización determinó la desaparición del artesanado y la formación de una numerosa población obrera acumulada en los centros urbanos. Con ello, las condiciones de vida económica y social sufren una alteración profundísima, que se refleja en las ideologías. Los artistas toman conciencia de los terribles problemas sociales como el trabajo de niños y mujeres, los horarios excesivos, las viviendas insalubres y consideran que deben denunciar estas lacras.
Mientras Augusto Compte elaboraba la filosofía del Positivismo, quien estima que la única fuente de conocimiento es la observación y la experiencia, tenían lugar una serie de descubrimientos científicos que fomentaron la formulación de una doctrina optimista, la del progreso social. En vez de soñar con la mejoría de la vida, hay que especular partiendo de la realidad. El hombre es representado en sus tareas normales y el tema de la fatiga se convierte en motivo de inspiración.
Quienes mejor manifiestan este cambio son los paisajistas de la Escuela de Barbizón, que a través del paisaje transmitieron la conquista de la realidad. La escuela fue creada por Rousseau y la integraron un grupo de artistas que se propusieron construir un tipo de pintura diferente. Realizaron un estudio objetivo y directo de la naturaleza plasmando los sentimientos que ésta les despertaba. A ellos les debemos el inicio de la práctica de pintor al aire libre, pues tomaban sus apuntes directamente de la naturaleza y luego ejecutaban sus obras definitivas en el estudio.
Jean François Millet (1841-1875), hijo de campesinos pobres, fue uno de los máximos representantes de la Escuela de Barbizón. Se distinguió como paisajista, pero en sus paisajes no olvida nunca a los campesinos, humildes, cabizbajos, pesimistas y redimidos por el trabajo. Es el mejor intérprete de la vida campesina y del hambre y la miseria que éste trae consigo. Contempló de cerca la situación en la que vivía, pero no la denunció en sus pinturas, sino que la representó tal y como era, plasmó la realidad. Sus obras más características son Los Gavilladores, El Ángelus, Los canteros, La costurera, La colada y Las espigadoras.

LA GITANA




Gitanilla del puerto y de la ría
que vende naranjas podridas
dejate llevar por la corriente
del sonido de la guitarra.

Las hormigas gritan perezosas
el sonido de sus cuerdas y, el
sueño tintineante procesa una
luz amarilla de luna llena.

Fachadas de cal y arena,
bodega de vino malagueña
deja tu canto niña gitana
que por ahí viene la condena.

Gitanilla del puerto y de la ría
que vende naranjas podridas
dejate llevar por la corriente
del sonido de la guitarra.

Por amores y sombrillas
pasa el galán y su forraje
con dinero o sin ropajes
casamientos de lujo
y algo de brillantes.

Ole esa gitana que suspira
con tanto arte como canta
que enamora los oidos
de aquellos años vividos.

Gitanilla del puerto y de la ría
que vende naranjas podridas
dejate llevar por la corriente
del sonido de la guitarra.

LA CHISPA

LA CHISPA.



La triste mañana oscura,
se levanta poco a poco
reposando entre las candelas
de una noche blanca y
por la luz de la luna llena.
El rebaño de nubes negras
desaparecen y se pierden
en la hoguera, gigante
y amable gitana inmensa.
Los colorines de su manto
van grabando una sonrisa
entre cada esquina y ventana
y el olor de sus blancos trajes
nos recuerda a la yerbabuena.
Ahora empieza el campanillero
a tocar una nueva melodía,
y entre calle y calle,
una corriente de sinfonías.
Ya se levanta de la almohada
ese triste y nuevo día.

REINA DE LAS DESGRACIAS

REINA DE LAS DESGRACIAS



Las canciones de primavera rondan
por las blancas carreteras amplias,
los girasoles recien levantados y
una nube que llueve sangre verde,
tristemente cae por precipicios
hondos y casi sin voces...

EL VESTIDO

El vestido



Se fue un día totalmente enmascarada,
fluían en ella las largas madrugadas
de frío y de penumbra.

Pues ya no la vi más, se perdió,
estaría donde viajan las mentes,
se marcharía para siempre...

Aunque volvió desnuda como nunca
y vino a mi, me miró y sonrió.
Era otra vez ella, desenmascarada.

LAS CARAS DEL CORAZÓN

LAS CARAS DEL CORAZÓN



¿Cuál es la cara del corazón?
... Una fantasía del enamorado,
tu temor por el presentimiento.


El tiempo nos regala los sentidos,
que usamos sin darnos cuenta
con aquella puerta que se abre
y que te empuja al otro mundo,
el universo de las emociones.


Y entonces los ruidos del corazón
gritan por los caminos,

y te envían a otra parte
vestida de magia por momentos
donde las emociones
y los sentimientos están a flor de piel.

Te dan una sensibilidad que
te hacen soñar,
hacer que se detenga el tiempo,
y que dure el amor imposible.

Al estar con la persona adecuada,
los sonidos del corazón te aturden,
te dan la mano de la gran felicidad
y te dan la esperanza para estar
una vez mas
en nuestra eternidad.

Si pudieramos ver las caras del corazón,
podríamos compartir la vida misma,
y por eso miro desde mi alcor
para poder escucharte otra vez.
Vuelvo a ver las caras del amor
y me hundo en lugares mágicos
con la imaginación
siempre a tu lado.

Soy feliz porque ciego me he quedado
dejé que mis sentidos se muerieran
y las emociones comieran de ellos,
porque sin
sensibilidad y sin sueños,
una parte de nuestro tiempo se ahoga
en mil caras del corazón.

DESPIERTA Y VOLVAMOS

DESPIERTA Y VOLVAMOS.



Despertemos a la noche
y abramos el corazón atrapado.
Dime tú, amor, cómo disfrutrías
nuestros recuerdos y yo...
te diré cómo disfruto los míos.

Despertemos a la noche
y hablemos del presente.
Dime tú, amor, quién vive en tu mente...
y yo te diré quien vive en la mente mía...

Despertemos a la noche
y miremos la mañana dulce
Dime con quien compartes el amor
y yo te diré con quién
compartiré el amor mío.

Vayamos juntos al pasado
pero muy rápido volvamos,
para que nos demos cuenta
que nuestras almas parecen
dos caminos que hemos perdido
y que imposibles volver a juntar.

Nuestros corazones
no ven en el futuro más que...
sangre y libertad porque
mi presente eres tú,
pero deja que corra el agua
como si fuese un manantial.

A UNA PLAYA SIN ARENA

A UNA PLAYA SIN ARENA


¿Has visto alguna vez una playa sin arena?

A una playa sin arena he visto desde lejos,
paseaba nostálgica por las aguas
y dejaba a su paso el rastro de la huella.


Parecía loca cuando "el sol la abruma"
cuando la olvida por el espacio
tan aislado últimamente.


¡Qué triste está!
Yo veo una playa sin arena
sin sombrillas en el abismo
todo sol y todo sombra.

Al entrar en ese vacío
me doy cuenta que no siento
las virutas de la arena
golpear en mis rodillas, por
el viento abrasador y el devenir de la orilla.



Pármulo. Me falta la sombra...

CUANDO LAS RANAS CRIEN PELOS

CUANDO LAS RANAS CRIEN PELOS



Aquella imagen en negro se difumina
con una noche blanca y placentera
aturdida y moribunda entre ramas
congeladas y vejatorias.

Un nuevo despegue al ocaso negro
le desvía y le cuenta el embuste
de la tarde escrita en mil vocablos.

Eso solo son talantes modernos
arruinados entre soledades rojas,
quizás son mentiras que cuelgan
de un pozo seco y ensogado al alma.

Su mirada distinta complace mi día
pero no con sueños ni modelos
sino con esperanzas empeñadas
y con nuevas metas para la psiquis.

ABANICO ROJO

ABANICO ROJO



Abanico rojo aplaude tus mañanas
de verano en la orilla de la playa.

Cuando una noche se nos acerca,
las mejillas alocadas muerden
mis pétalos y sus labios, algo nuevo
empieza por las calles de mi calle
que antes cambian de rienda,
llorando casi adormecida en la
quimera de una flor perdida.

Abanico rojo aplaude tus mañanas
de verano en la orilla de la playa.

Si en esos ojos adormeciera
una nana de cal y agua que hablara
por cada esquina entrelazada,
cientos de mares ahogados y
una boca grande muy... lento
casi en aplausos.

Abanico rojo aplaude tus mañanas
de verano en la orilla de la playa.

DON BELLEZ - Palabras muertas

DON BELLEZ


Dicen ser los grandes de la promoción
jilgueros de una mañana,
grandes obras conocidas,
muñecos de goma y cartón.
Un taconeo, andaluz y sin sombra
aparece por la esquina atravesando
dos manzanas y dos callejas,
sólo es moda lo que fanfarronea
pero algo lleva, algo lleva...
Y dicen que dos monedas
le da tormenta y le da poder
sólo por una noche,
yo digo media tarde caballera.
Media noche se nos acerca, niña,
no hagas caso de aquellas monedas
si es tan sólo un pequeño detalle
de esta vida nueva que empieza
por la belleza, y acaba siendo
la rienda de su muerta naturaleza.

ALEGRIAS

ALEGRIAS


Las alegrias de las mañanas
vienen vestidas de agujas de
madera de ébano dorado sobre
pendientes oblicuas y de tragua.

La fresca tarde compagina
vientos de mar onubense, salvo
cuando las torturas de mis olas
vuelven a cauce desprevenido
y moribundo sabelotodo.

Y es que mientras pasan
las horas y los minutos de
soledades, nada más es alegría
y pena lo que quede después
se tritura entre cada escalón
de aquella casa grande y blanca.

Los gritos monumentales,
las horas perdidas en mi mundo
y los sofás arrugados y las
medias naranjas exprimidas,
¡qué olor a alegría se frie en
mi vida!

Y las llamadas que yo hacía
al mundo externo, casi perdidas
entre los mares de espesas aguas
otoñales y voces alegres.

Pármulo 09'

UNA HIPPIE EN UN PUEBLO


Una hippie en un pueblo.



Empiezan los camiones a pasar
uno tras otro sin parar de reir,
sin parar de hacernos sufrir.

Entre el alboroto, unas bicicletas
arrastran dos cuerpecillos tristes
en medio de una autopista
haciendo resonar sus dientes
en los arcenes de la derecha.

Ni el más sentido pésame,
juegan alocadas las lágrimas
de aquella mañana muerta
mientras las ropas rastran
como dos trilladoras, unos
surcos de bandas arqueadas.

Los colorines de sus medias
una vez más corren,
con indiferencia y sin
presumir de las nuevas modas
y las falacias del mentiroseo.

y que hablen de la novia
y que dejen olvidados
los nuevos broches, casi
endemoniados.

Pármulo.-

LA NOCHE DE SEPTIEMBRE

La noche de septiembre.




Tras el ruido del suspiro
un aliento dormido sufre
casi latente entre dos cuerpos
contradictorios y bellos.

Uno es hermoso y amable
el otro es sin agrado y triste
poco a poco va cambiando y
esa mente pierde alma,
cuando mira por
las rendijas de una persiana
transparente y melancólica.

La lágrima cae desde la pestaña
y hace un hueco en el colchón
formando un río de ácido
que va quemando espumas
y lentejuelas sin brillo.
Una cara escondida y

otra que aparece, muere

lentamente bajo la luna.

Ese sonido familiar
monótono y distante,
me hace sentir frío y
el calor de las sábanas,
grita con relámpagos mecánicos
cuando las monjas repican
la agonía de un concierto más.


Pármulo.-

LA PUERTA Y QUE REMEDIOS

La puerta y qué Remedios.




Sin deshojar tardes nos sentamos

bajo cielos del condado blanco,

casi adormecidos de la tranquilidad.


Aquella jaca a un paso lento

baila junto al fuego

de lo que un día fueron vecinos

sin tardes caballeras.


La niebla de sus risas

y el enjambre de sus manos

embriagan el sentir un nuevo

aliento de miradas escalonadas.


Entre encierros y muñecas

sale un toro del corral

y quien para aquellos genios

es ella, sin más remedios.

EL CALOR SIN TELELE

El calor sin telele.


Las nubes grises y coloradas

gritan derretirse bajo la lluvia,

y en el alboroto una aplaude

la fiesta del sol.


Entre las playas hay una línea

que va cubriendo la arena de,

lo que fue mi cadena sin sombrilla.


Las balizas de las olas casi

se han secado y lloran

lágrimas de fuego adormecido

engalonado en fogueos de agua.


Una figura que pasea por la orilla

duerme el viento cálido y

lo va haciendo brisa de tarde.


Sin fruslería de ser importante,

las rocas del peñón caen y en

delirio miran tras sus gafas

cuando chocan entre cuerpos.


Es una fuerza imperial e

impermeable sobre las olas que

va importando el viento de otros

mundos elfos y anticristianos.


Son ruegos de impertinencia,

son calamidades entre sus dedos

y después de la impotencia,

cae la tarde sin más remedio.


Las nubes grises y coloradas

gritan derretirse bajo la lluvia,

y en el alboroto una apalude

la fiesta del sol.

UNA ROSA NEGRA

Una rosa negra


Entre caminos distintos aparece
una rosa negra y sin pétalos,
un gigante la ha dormido y
por la noche ha despertado
de ese día en letargo.

Quince primaveras le pesan
sobre sus espaldas anchas,
fuertes y desmedidas.

Aquel llanto sonoro del bosque
me hace despertar y...
el color de sus ojos deslumbra
lo que fueron mis visiones.

Una noche más reflexiono
dentro de tres almas muertas
que sin querer, llaman a
las puertas de un palacio
de lágrimas y orfidal.

Se abren esas ventanitas y,
en el caos de la tarde
una niña pelirroja me distrae
de mis locuras impedidas.

Ese camino distinto, ahora ya
no parece creible junto a
esos pétalos deshidratados.

Toda la noche es letargo.

Gerardo Diego

(Santander, 1896 - Madrid, 1987) Poeta español considerado una de las figuras más representativas de la Generación del 27, a la que agrupó por primera vez en una célebre antología y que encabezó el redescubrimiento de Góngora.
Profesor de literatura y de música, inició su andadura poética con El romancero de la novia (1920), que denotaba cierta influencia de Juan Ramón Jiménez y su aprecio por las formas tradicionales. Después de una breve estancia en París, donde hizo amistad con Vicente Huidobro y conoció la pintura cubista, reveló su permeabilidad a las corrientes vanguardistas, como el creacionismo, en versos de gran musicalidad.
Gerardo Diego en una imagen de 1979
Frutos inmediatos de esta experiencia fueron Imagen (1922) y Manual de espuma (1924), libro este último en el que fusiona al modo cubista dos o tres temas en el mismo poema, el cual a su vez actúa como agente creador de las imágenes. Desde entonces alternó ambas vertientes hasta el punto de hacer de esta alternancia una de las características de su creación lírica.
De aquí que no pueda analizarse su obra por etapas cronológicas sino a través del reconocimiento de esas dos vías paralelas representadas, según su propia enunciación, por la "poesía relativa", sostenida por la realidad perceptible, y la "poesía absoluta", sustentada en la misma palabra poética y muy secundariamente en la realidad evidente.
En este sentido, la primera se apoyó en las formas tradicionales, y la segunda, en las vanguardistas. Críticos como Manuel Cossío, Eugenio de Nora o Dámaso Alonso consideraron a su vez que la conjugación de ambas tendencias lo movió a revitalizar formas estróficas tradicionales con contenidos vanguardistas y a mostrar una gran diversidad de emociones como fundamento de un riguroso sistema poético. A ello contribuyó asimismo el dominio del lenguaje, una intuitiva aplicación de los recursos técnicos y expresivos, y un consciente desapego por el tono trascendentalista.
UNO DE SUS POEMAS:
Columpio.
A caballo en el quicio del mundo
un soñador jugaba al sí y al no

Las lluvias de colores
emigraban al país de los amores



Bandadas de flores


Flores de sí


Flores de no

Cuchillos en el aire
que le rasgan las carnes
forman un puente





No

Cabalgaba el soñador
Pájaros arlequines


cantan el sí


cantan el no.

GLOBOS NEGROS

Globos negros.


Volando lo mismo que las gaviotas
parpadean en el cielo, lo mismo,
unos corazones de elástico y aire.

Se van inflando hasta que
en un abrir y cerrar de ojos,
una aguja de plata salta las
arterias de aquellos ventrílocuos
corazones ennegrecidos.

La quimera del tiempo
mata con dejadez y lapus
aquellas gaviotas blancas,
urgándo entre la basura que sale
de nuestros pulmones diminutos.

Aquella medalla que sale del cuello,
nos delata en la radiografía amorosa
sintiendo el palpitar de los
negros globos que saltan
como una úlcera de mi estómago.

La luz de la mañana abre mis ojos
y entre tantas sombras,
aparece una tormenta de
agujas
que...Alineación al centro poco a poco van estirpando
mi corazón y tus lamentos.

Pármulo 09'

NOCHE DE VELAS


NOCHE DE VELAS

Hace horas que espero ansioso
a aquel laberinto de besos
indipuestos y casa heterotrofoides.

Las magnolias de la noche se
oscurecen poco a poco sin remedio
cuando el sufrimiento ensancha
una luz de muerte profunda...

Las camisolas blancas de
esos dos negros blanquecinos
se fusionan con la luz de las
candelas, perennes y puntiagudas.

Los vientos hacen mella
en aquel elicóptero de silencios
que viajan en círculo
haciendo pasarelas de aire
entre mis manos y tus piernas.

Sería necesario que apaludieras
a los visitantes de otros pueblos
que con sus fuerzas envilecidas
y casi prohibidas nos matan
poco a poco, a ti la mente
y a mi los sentidos.


Pármulo; Transparentes; año 2009

GRITOS MONUMENTALES

Gritos monumentales


Todo comienza en una mañana gris,
cuando el viento caliente levanta
las pequeñas hojas con esmero
y las transporta un poco más lejos
de las pisadas de
unos visitantes diminutos.

Por la puerta de una carcel
sale un extraterrestre rubio
con un cuerpo infinito y
un lienzo que le recubre...
lo hace aún más interesante.

Sus ojos, como dos botones
de aguamarina natural,
se distinguen de aquellas
miradas de fuego que van
quemando con la envidia
las horas y los días.

Sin pensar atraviesa
una pasarela de peatones
haciendo palpitar intermitente
los labios de dos vendedores
ambulantes y sin lienzos.

Las cajas de cerezas
casi machacadas del sol
se van marchitanto
segundo tras segundo
y en trece décadas
el" joven distinto" cae
al suelo rogando suplicios.

Una mirada de aguas
chorrea al suelo
sangre y suspiros
de aquella tarde
agobiante y perezosa।

Pármulo, ट्रांस्परेंतेस, 2009

Entre la espada y el precipicio.

Entre la espalda y el precipicio.


Ese casi vaso de agua espumerada
quieto y en reposo sobre la tabla

de tu mirada fria y temerosa.


Tus ojos entre la espada y el precipicio
de la noche, empieza
a recorrer toda
una figura de
porcelana fina, blanca, retro.

Un nuevo frente se va abriendo

entre bajo el columpio de miradas
que intentan delatarse con un suspiro
de pánico gelatinoso.


Se incendian dos países nuevos,

Indiferencia y Predilección,

en un sin fin de alarmas enrojecidas

por el anochecer y la calinosa tarde.

Trece otoños van pasando
con
la infancia entre dos espíritus
que
rivalizan el afrontar un minuto

ya sea por batallas o sexo.

Pármulo T. - 09' - F. José García Garrido

RAMERA

RAMERA

Tras una arboleda de elencos silencios
un suspiro de agoniía envejecida tienta
las malas noches y los largos días.

Su sonrisa casi muerta se enrojece junto
a sus largas manos torcidas por la humedad
de las noches y las aguas.

Ciento treinta inviernos negros retraidos
de esperar una momificación de pensamientos
inertes o sin convención alguna,
tras la puerta de la mastaba piramidal.

Una rubia locura enverdecida de bondad
y esperanzas moribundas, acaba siendo
la razón de la noche triste.

Triste noche en un cielo despejado de
aguas amarillentas que circulan por
la garganta de aquella vieja anciana.

Poco a poco los colores se hace grises
y las mazmorras de la libertad se abren
para convertirse en una carcel de pecados.


García Garrido - PARMULO T. - Año 09' -

Dalí

Tributo a Dalí


1904
Nace Salvador Dalí, el 11 de mayo en la calle Monturiol de Figueras. Se le da el mismo nombre que a otro hijo nacido diez años antes y que murió en 1901 a la edad de 7 años de meningitis. Este hecho será traumático en su Biografía y en sus conversaciones nos hablará del otro-yo, esto le crea gran desestabilidad emocional al tener que llevar de pequeño flores a una tumba que tiene su nombre.
1911
Acude a la edad de siete años a la escuela publica del maestro Traiter cuyos métodos no son nada pedagógicos.
1912
A pesar de tener un padre republicano, federal y laico envía al joven Salvador a la escuela religiosa de los Hermanos de la Doctrina Cristiana. En este año ya tiene su primer estudio en la azotea de su casa, entre otras cosas hace una reproducción en barro de la Venus de Milo.
1914
Pasa a cursar Bachillerato en los Hermanos Maristas donde se hace famoso por sus excentricidades y falta de afición a los estudios. Ese mismo año cae enfermo y sus padres le envían a Casa de los Pichot, familia de pintores y músicos, amigo.s de la familia y en el Moli de la Torre descubre el Impresionismo francés, el Puntillismo, la obra de Modesto Urgell y Fortuny, accede a la revista "L’Espirit Nouveau" donde ve reproducciones de los cuadros cubistas de Juan Gris.
1919
Se lleva a cabo la primera exposición de su obra en el Teatro de Figueras, donde unos años después se construirá el Museo Dalí.
1921
Muere su madre Felipa, acontecimiento que hunde a toda su familia en la tristeza y que causará dos reacciones muy contradictorias en años posteriores, por un lado le lleva a afirmar que "Me era totalmente necesario alcanzar la gloria para vengar la afrenta que representó para mí la muerte de mi madre, a la que adoraba religiosamente". Eso fue después que años antes el grupo Surrealista le impusiera, como a todos sus miembros, rechazar públicamente su pasado, su familia y sus amistades. Para ello Dalí presenta un cuadro con la forma de un Sagrado Corazón sobre el que escribe "Yo escupo sobre mi madre". Esto provoca la ira de su padre que le expulsa del hogar en 1929, año del incidente.
También en 1921 viaja a Madrid con su padre y su hermana para hacer el ingreso en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Dalí se aloja en la Residencia de Estudiantes donde aparece vestido de luto con unas patillas largas y melena, viste pantalones bombachos de cazador y en las piernas lleva unas bandas que en Cataluña se llaman "mulataire" que usaban los excursionistas y cazadores.
Acude asiduamente al Museo del Prado y entra en contacto con la obra de Freud. Es aceptado en el grupo de la Residencia formado entre otros por Lorca, Buñuel, Moreno Villa, etc., cuando ven en su habitación un cuadro en estilo cubista. Cambia en su pintura y en su forma de pensar que se traduce en su forma de vestir: se corta el pelo y se lo peina engominado, desaparecen las patillas y viste trajes de corte inglés, aunque este cambio fue adoptado contradiciendo la opinión de sus compañeros, pues el aspecto de Dalí llamaba la atención y en ocasiones provocaba enfrentamientos y altercados que le ponían nervioso, pero que divertían terriblemente a Buñuel.
1923
Es expulsado de San Fernando por apoyar a la cátedra vacante a Vázquez Díaz.
1924-25
Acude a las clases de la Academia Libre, fundada por Julio Moisés y sita en el pasaje de la Alhambra. Ese verano expone en la Galería Dalmau y la críticia es unánime en elogios hacia el pintor de 21 años.
1925-26
Es readmitido en San Fernando. El 11 de abril y hasta el 28 de ese mes lleva a cabo su primer viaje a París con su "Tieta" y su hermana, Buñuel les recibe en la capital francesa y le presenta al grupo de Españoles que reside en la ciudad y consigue ver a Picasso. De regreso en Madrid, en junio se niega a ser examinado de Historia del Arte "por tres ignorante catedráticos". Este hecho hace que le expulsen definitivamente de la Real Acaemia de San Fernando. A partir de ahora el escándalo y la execentricidad presiden su vida.
1929
Se marcha nuevamente a París, en esta ocasión para rodar junto a Luis Buñuel Un perro andaluz. Presenta su primera Exposición en París prologada por Andre Breton. En verano vuelve a Cadaqués donde recibe la visita de Luis Buñuel, el matrimonio Magritte y el matrimonio Eluard. Es el primer encuentro entre Dalí y Gala y deciden no volver a separarse. Pinta el retrato de Paul Eluard, El gran masturabador y Los placeres iluminados. Desarrolla en varios escritos el método paranoico-crítico y pinta conforme a él.
1930
Se presenta La Edad de Oro. La Liga de Patriotas se manifiesta contra la película y se destruyen los cuadros que decoran el vestíbulo de Dalí, Miró, Tanguy y Max Ernst. Ilustra el Segundo Manifiesto surrealista.
1933
Se marcha a New York con Gala. Expone en la Galería Julien Levi y a su regreso a París es expulsado del movimiento surrealista a lo que Dalí responde "No podéis expulsarme porque Yo soy el Surrealismo".
1936-39
Vive en Italida durante la Guerra Civil Española. Recibe con frialdad la muerte de García Lorca y pinta entre otros Venus de Milo con Espejos, El Enigma de Hitler. Nuevo viaje a Estados Unidos. Escándalo en relación a la modificación del escaparate de los grandes almacenes Bonwit-Teller. Cuando estalla la II Guerra Mundial, se instala en Arcachon y cuando los alemanes invaden Francia, se traslada a España, va a ver a su padre y sigue camino hacia Lisboa para viajar hasta Estados Unidos donde reside hasta 1948.
1948
Regresa a España y se produce una vuelta al clasicimo en su obra. Pinta las primeras obras religiosas, las dos versiones de Madonna de Port Lligat. Escribe el manifiesto místico donde explica el arte nuclear. Dalí esta cada día más marcado por una necesidad de destacar y acentúa su excentrismo y su interés por el dinero y el poder.
1959
Inicia su ciclo de pintura histórica con El sueño de Cristóbal Colón.
1966
La Galería de Arte Moderno de New York le dedica la mayor retrospectiva a un pintor vivo. Su obra y su vida empieza a ser todo especulación y una vez más en busca de la notoriedad se proclama contrario a la comercialización del arte. No se interesa por la pintura que le es contemporánea.
1970
Publica Dalí, por Dalí. Ya han comenzado las obras para construir el Museo Dalí de Figueras.
1974
Se inaugura el Museo Dalí de Figueras, coronado por una gran cúpula geodésica obra de Pérez Piñero, es su segundo museo pues en 1971 se inauguró otro en Cleveland, Ohio.
1979
Con motivo de su 75 cumpleaños se celebra una retrospectiva en el Centro Pompidou de París, será uno de los últimos acontecimientos públicos a los que acuda el pintor, siendo ya miembro de la Academia Francesa de Bellas Artes.
1982
Gala muere el 10 de Octubre, Dalí abandona la pintura y su actividad pública se reduce.
1989
El 24 de Enero muere Dalí en su castillo de Pubol y es enterrado al día siguiente en el teatro-museo de Figueras.


UNA DE SUS GRANDES OBRAS


Este cuadro fue pintado poco antes de conocer a Gala. Para ese entonces, sus necesidades en Paris se habían convertido en una obsesión. Se trata de un autorretrato donde se reflejan sus deseos y temores sexuales. Para entonces Dalí todavía era virgen y en su timidez influía el conocimiento, a través de libros de su padre, del alcance de las enfermedades venéreas. Entre varios símbolos destacan los sig uientes: el saltamontes, que aterrorizaba a Salvador; la cabeza de león aludiendo a deseos reprimidos; y una flor-vasija que, cercana al pecho de la mujer, espera ser llenada.